lunes, 1 de septiembre de 2014

Las nubes "fantasma"






Bienvenidos a una nueva entrada de Supranubius. En esta ocasión voy a hablaros de unas nubes con una morfología muy particular, difíciles de clasificar en cualquiera de los tipos reconocidos por la Organización Meteorológica Mundial: son las nubes "fantasma", denominadas así por el aspecto misterioso y espectral que presentan, cambiando rápidamente de morfología ante los ojos atónitos del observador de nubes.

Tal y como podemos leer en el "Atlas de Nubes y Meteoros" (J.A. Gallego y J.A. Quirantes, editorial Cantabria Tradicional), estas nubes "fantasma" se presentan generalmente en zonas montañosas dispuestas en forma de velo tenue, delicado y semitransparente, salpicadas de oscuras burbujas o agujeros de "cielo azul" en su interior.


Ejemplo de nube "fantasma" fotografiada por Ramón Baylina. Puede observarse su aspecto espectral y las características burbujas de cielo azul encerradas en su interior.


Las nubes "fantasma" aparecen con relativa frecuencia en zonas montañosas o en las cercanías de islas con relieves considerables, como Tenerife o La Palma. Pueden anunciar un cambio de tiempo o la proximidad de un frente frío, y en ocasiones forman parte del fenómeno de las ondas de montaña, situándose a sotavento en la zona de contacto entre la capa más baja turbulenta y la capa con flujo laminar inmediatamente superior.

El fenómeno que provoca la formación de estas nubes no está muy claro, pero según comentan Gallego y Quirantes podría deberse a la interacción de dos capas atmosféricas adyacentes: una capa inferior en la que existen turbulencias mecánicas y una capa superior estable en la que domina el flujo laminar. Al parecer, cuando determinadas masas de aire situadas en esa capa inferior se ven forzadas a ascender para remontar un obstáculo orográfico sufren un enfriamiento adiabático (es decir, pierden presión y se expanden, experimentando un descenso de temperatura similar al que notamos cuando presionamos la válvula de un neumático para deshincharlo). Si la temperatura desciende lo suficiente, el vapor de agua contenido en la masa de aire se condensa y se forman las nubes. Su peculiar aspecto se debería a que la masa de aire situada en la capa turbulenta se mezcla parcialmente con la capa de flujo laminar superior, pero manteniendo algunas de sus características originales. Al producirse la mezcla, el flujo laminar se vería perturbado por las pequeñas burbujas debidas a la turbulencia de la capa inferior, generándose estas extrañas nubes en lugar de los típicos altocúmulos lenticulares.

Como ya he comentado, para la formación de estas nubes se necesita un obstáculo orográfico que provoque el ascenso de aire desde la capa turbulenta inferior, por lo que son características de zonas montañosas o islas con grandes relieves. Por eso, algunas veces este tipo de nubes se presenta en los alrededores de La Palma o Tenerife. Un ejemplo lo tuvimos el pasado 27 de marzo del 2014 en Santa Cruz de Tenerife, horas antes de la llegada de un frente frío:






En todos estos ejemplos (cuya clasificación oficial es complicada, aunque me decanto por Cirrocumulus lenticularis) podemos observar el aspecto espectral de estas nubes, así como las características burbujas de cielo azul en su interior. También se aprecia, especialmente en la última foto, que las nubes tienen presentan ciertas coloraciones conocidas como iridiscencias. Este bonito fotometeoro acompaña con frecuencia a las nubes "fantasma". Si quieres conocer más acerca de las iridiscencias puedes leer mi entrada del blog dedicada a este fenómeno haciendo clic aquí.

También desde el Observatorio Atmosférico de Izaña, perteneciente a AEMET y situado en Tenerife a 2.370 metros de altitud se pueden observar en ocasiones nubes "fantasma". De forma muy efímera aparecieron el 16 de febrero del 2014 tras el paso de un importante temporal de nieve y hielo:



En este caso el aspecto es diferente al de las nubes anteriores: las burbujas de cielo azul son bastante más grandes. Esto puede ser debido a que, dada la altitud del observatorio, nos encontrábamos más cerca de la base de las nubes y por tanto la perspectiva era diferente a la que habríamos tenido si nos hubiésemos encontrado al nivel del mar como en las fotos anteriores. La morfología de las nubes "fantasma" en Izaña cambiaba a una gran velocidad, como suele ocurrir en general con los Stratus, género en el que podrían incluirse siguiendo la clasificación oficial.

El siguiente ejemplo es algo peculiar: se trata de una nube lenticular (Altocumulus lenticularis duplicatus) que apareció en Santa Cruz de Tenerife en las horas previas a la llegada de un fuerte temporal de viento. Esta nube presenta algunas de las características de las nubes "fantasma", como su disposición en forma de velos o capas y las típicas burbujas en su interior, aunque con la salvedad de que en este caso no es cielo azul lo que vemos a través de ellas, sino la nubosidad que se encontraba por encima:




Uno de los mayores expertos en nubes "fantasma" es Ramón Baylina, en su día responsable del Observatorio Meteorológico de Sort (Lleida), gran amante de la fotografía meteorológica y en parte también "culpable" de mi afición a la observación de nubes. Desde aquí os invito a descubrir su blog Meteopallars, donde podréis encontrar espectaculares fotografías relacionadas con la meteorología. A Ramón Baylina le debemos la denominación de nubes "fantasma" (las bautizó así en 2004) y junto con Conxi Ciurana es autor de numerosas fotografías de este tipo de nubes tomadas en el entorno de la cordillera pirenáica. Aquí tenéis algunos bellos ejemplos:





Los siguientes vínculos enlazan a reportajes completos sobre nubes "fantasma" de Ramón Baylina y Conxi Ciurana:
http://meteopallars.blogspot.com.es/2013/07/nuvols-fantasmes-irisats-al-pallars.html
http://meteopallars.blogspot.com.es/2012/01/nuvols-fantasma-sobre-laneto.html
http://meteopallars.blogspot.com.es/2012/03/el-cel-en-colors-nuvols-fantasma.html
 
Y esto es todo por el momento. Espero que a partir de ahora, cuando hagas una excursión por la montaña, estés pendiente del cielo por si aparecieran ante ti unas nubes "fantasma". Hay que estar atento, porque cambian de forma rápidamente, pero su observación habrá merecido la pena.


1 comentario:

Puedes dejar tus comentarios sin tener que estar dado de alta en ningún blog u otra plataforma. Para ello, elige en el menú desplegable "Comentar como" la opción "Nombre/URL" (recomendable) o "Anónimo".