jueves, 11 de septiembre de 2014

Pisos de nubes


Bienvenidos a una nueva entrada de Supranubius, en la que no vamos a hablar de temas inmobiliarios; bien es cierto que los pisos siguen estando por las nubes, pero no es esto lo que nos ocupa ahora, sino la disposición de las nubes a distintas altitudes en el cielo, algo que la Organización Meteorológica Mundial denomina pisos de nubes.

Efectivamente, las nubes generalmente se encuentran en un rango de altitudes que puede variar desde el nivel del mar hasta la tropopausa (capa que separa la troposfera, el lugar de la atmósfera donde tienen lugar la mayor parte de los procesos meteorológicos, de la estratosfera, capa muy importante por encontrarse en ella la capa de ozono). La altitud de la tropopausa aumenta cuando descendemos en latitud, de manera que en los polos se encuentra a unos 7 u 8 kilómetros de altitud, entre 12 y 14 kilómetros en las latitudes medias y a unos 16 o 18 kilómetros puede encontrarse en los trópicos. Hasta esas altitudes podemos encontrar las nubes más habituales, las formadas por partículas acuosas.

La Organización Meteorológica Mundial define tres pisos de nubes: el piso bajo, el piso medio y el piso alto; a cada uno de ellos van asociados determinados géneros nubosos:
-En el piso alto: Cirrus, Cirrocumulus y Cirrostratus. Suelen estar formadas por cristalitos de hielo.
-En el piso medio: Altocumulus. Pueden estar formadas por cristalitos de hielo o agua líquida en subfusión.
-En el piso bajo: Stratus y Stratocumulus. Formadas generalmenter por gotitas de agua.
Otras nubes pueden abarcar varios pisos, como los Altostratus, los Nimbostratus, los Cumulus y los gigantescos Cumulonimbus. Estas últimas nubes, las causantes de tormentas, pueden crecer por debajo de los 2 Km y alcanzar altitudes superiores a los 12 o 15 Km.

En este pequeño esquema de la UCAR podemos ver a qué altitudes se encuentran aproximadamente los pisos de nubes en función de la latitud:


Ya sabéis que este blog se llama "Supranubius" como homenaje a la retama del Teide, una planta que crece por encima de las nubes. Pero ya os podéis imaginar que no crece por encima de todas las nubes, sino únicamente las que se encuentran en el piso bajo. Y es que Tenerife (lugar donde crece la retama del Teide) es una isla con un gran relieve si lo comparamos con su extensión: en ella se puede ascender casi hasta los 4 Km. Así, en sus cumbres tenemos unos miradores fantásticos que nos permiten observar las nubes del piso bajo (que suelen quedar a una altitud inferior y que conforman el fantástico "mar de nubes") y las nubes del piso medio y alto, que quedan por encima de nosotros. 

Cuando se forman nubes en distintos pisos simultáneamente podemos contemplar, desde ese mirador privilegiado que es la zona alta de Tenerife, escenas de gran belleza. Y el objetivo de esta entrada, después de esta larga introducción, no es otro que compartir con vosotros algunas de esas imágenes.

En esta fotografía de septiembre del 2010 vemos en la parte superior (piso alto) unas formaciones nubosas extrañas cuyo origen se debió probablemente a la ondulación del flujo por la orografía de la isla de Tenerife. Su disposición ondulatoria en el sentido de la dirección del viento así parece indicarlo. Son bancos de Cirrocumulus stratiformis y Cirrocumulus lenticularis. En la parte inferior (piso bajo) se observan Stratocumulus asociados a los vientos alisios y las sombras de las nubes situadas por encima. Al fondo podemos ver la isla de Gran Canaria.


La imagen superior es muy habitual en invierno en las cumbres de las islas canarias más montañosas: el "mar de nubes" asociado a los vientos alisios suele tener un tope más alto (siempre dentro del piso bajo; en verano suele situarse entre 800 y 1.000 metros y en invierno puede ascender hasta los 1.800 metros). Ese tope en ocasiones es lo suficientemente alto como para superar la cordillera dorsal que desde el Teide se dirige en dirección Nordeste hacia Anaga en Tenerife. Así ocurre en esta foto, realizada en el invierno del 2013, todo ello contemplado por unos Cirrus spissatus situados en el piso alto probablemente a gran altitud (más de 7 kilómetros).

 Mirando hacia el Oeste una mañana de invierno nos encontramos con nubes muy por encima del Teide (Cirrus fibratus y Cirrus spissatus, ambas en el piso alto, a más de 7 Km de altitud) y por debajo de nosotros un compacto mar de nubes que alcanza prácticamente el tope teórico del piso bajo (unos 2.000 metros de altitud).


El pico del Teide es una auténtica "fábrica de nubes" (tengo que hablar de esto en futuras entradas). La imagen superior, fechada en la primavera del 2011, nos muestra en el piso medio (a unos 3.500 metros de altitud) el típico "sombrero" del Teide. Esa nube se denomina Altocumulus lenticularis. Por debajo, alcanzando unos 1.600 metros (piso bajo), encontramos el típico "mar de nubes" conformado por Stratocumulus. 


 Esta foto nos muestra una situación meteorológica distinta: mientras que para la formación del Altocumulus lenticularis se requieren vientos fuertes, para que se generen nubes como este Cumulonimbus se necesita viento flojo y mucho calor en Las Cañadas del Teide. Esto es lo que ocurrió una tarde de verano del 2011, gracias también al aporte de humedad en niveles medios. La nube de tormenta comienza en el piso medio (justo encima del Teide) y muy probablemente alcanzara el piso alto (más de 6 Km de altitud). Por debajo, recibiendo las sombras del Cumulonimbis, el sempiterno "mar de nubes" de Stratocumulus anclado al piso bajo.



En ocasiones hay que echar mano de las webcam instaladas en el Observatorio Atmosférico de Izaña para encontrar auténticas rarezas, como las de las dos imágenes superiores, captadas una tarde de octubre del 2013. Ese día planearon sobre Tenerife unas nubes con el aspecto tan peculiar que vemos: son Altocumulus floccus virga, situados a unos 4.000 metros de altitud. El aspecto desgarrado que presentan se debe precisamente a esas virgas, que no son otra cosa que precipitación en forma de hielo procedente de la nube que se evapora antes de llegar al suelo. En ambas fotografías está presente en el piso bajo el "mar de nubes" compuesto por Stratocumulus. La imagen superior mira al Este, y la inferior al Oeste; en la primera podemos observar rayos anticrepusculares debidos a las sombras que proyectan las nubes que vemos en la segunda foto. En ésta se observan dichas sombras sobre el "mar de nubes".

Las fotografías vistas hasta ahora están tomadas desde el Observatorio Atmosférico de Izaña, a 2.400 metros. Como ya he comentado, se trata de un mirador privilegiado para contemplar nubes a distintos niveles, pero eso no quiere decir que desde más abajo no puedan observarse. Aquí van algunos ejemplos:


Desde Santa Cruz de Tenerife pudimos observar estas delicadas nubes en forma de gancho que aparecen en el centro de la foto:están formadas por cristalitos de hielo, ubicadas en el piso alto y denominadas Cirrus uncinus precisamente por esa forma ganchuda. A ambos lados de estos cirros observamos Stratocumulus, situados en el piso bajo pero esta vez por encima de nosotros: ¿Habéis notado la diferencia que existe al ver estas nubes desde arriba o desde abajo? En el primer caso aparecen como unas nubes de aspecto brillante, blanquecino. En cambio desde abajo tienen un color gris oscuro de lo más amenazador. Esto ocurre porque la parte superior de los stratocumulus refleja una buena proporción de la radiación solar que reciben, aunque no toda: parte de esta radiación atraviesa la masa nubosa y por eso nos podemos quemar en la playa en días nublados.¡Cuidado!


Me ha parecido interesante incluir esta foto, porque aunque no lo parezca también hay dos capas de nubes: vemos la ciudad de La Laguna, en Tenerife, y justo por encima de ella un banco de Stratus haciendo su aparición. Son nubes que están prácticamente a ras de suelo, en el piso bajo. ¿Y por encima? ¿Hay nubes? Efectivamente, las hay. El aspecto blanquecino que presenta el cielo se debe a una capa de Altostratus, nubes que generalmente se encuentran en el piso medio pero que pueden alcanzar niveles superiores. Suelen cubrir completamente los cielos y no son muy habituales aquí en Canarias, aunque de vez en cuando aparecen asociadas a la llegada de humedad a niveles medios y altos.


Esta imagen nos muestra nubes a distintas altitudes sin que ninguna de ellas, por primera vez en esta entrada del blog, se encuentre en el piso bajo: son nubes medias (altocumulus lenticularis) y altas (Cirrostratus). Los Cirrostratus, que suelen estar formados por hielo y ubicarse en el piso alto, pueden en ocasiones engrosarse y evolucionar hacia Altostratus, ya vistos en la fotografía anterior. 

La observación de nubes gana en espectacularidad si las ponemos en movimiento. La técnica "time-lapse" lo permite: como ya he comentado en entradas anteriores, consiste en realizar fotografías a intervalos regulares y juntar todas las imágenes, mostrándolas a un ritmo acelerado. El resultado no suele defraudar. He recopilado para la ocasión cuatro "time-lapses" en los que aparecen nubes en distintos pisos. Es interesante comprobar que siguen una evolución y movimiento independientes: mientras que las nubes del piso bajo pueden estar desarrollándose y desplazándose hacia el Oeste, las del piso alto pueden estar en estado de disipación y moviéndose hacia el Norte, por ejemplo. También resulta curioso el efecto de las sombras de las nubes superiores proyectadas sobre las inferiores.






Y esto es todo. Espero que esta entrada, quizás algo extensa, haya sido de vuestro interés. Como siempre, yo me conformo con que a partir de ahora se despierte la curiosidad en alguno de vosotros por localizar nubes en distintos pisos altitudinales.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar tus comentarios sin tener que estar dado de alta en ningún blog u otra plataforma. Para ello, elige en el menú desplegable "Comentar como" la opción "Nombre/URL" (recomendable) o "Anónimo".