sábado, 17 de enero de 2015

Nubes fantasma en Izaña, 16 de enero del 2014.


Bienvenidos a Supranubius. En esta entrada os quiero mostrar unas nubes de las que ya hemos hablado anteriormente: las "nubes fantasma", denominadas así por su aspecto espectral y la rapidez con la que cambian de forma.

El pasado 16 de enero del 2015 la cola de un frente frío llegó a Canarias, afectando principalmente a las zonas orientadas al norte. Allí se produjeron precipitaciones entre débiles y moderadas. El frente llegó en torno al mediodía, pero en el Observatorio Atmosférico de Izaña sus efectos se notaron varias horas antes, cuando comenzó a inestabilizarse la atmósfera. Esta inestabilización y la orografía de Tenerife dieron lugar a unas formaciones nubosas tan extrañas como bellas.

Las primeras nubes se dejaron ver por el noroeste. Se trataba seguramente de finos Stratus situados a poca altura con respecto a mi posición. Aparecían, cambiaban de forma, desaparecían... el espectáculo era hipnótico, y con el Teide como telón de fondo, de una belleza impresionante:






Poco después comenzaron a aparecer nubes por el noreste, sobre la cordillera Dorsal y Anaga. Las nubes fantasma venían en este sector acompañadas por una importante capa de nubes bajas que al llegar a la cordillera de Anaga quedaban retenidas. En la parte superior de estas capas se observan "lisuras": el viento moldea el tope de la nube dándole un aspecto liso o lenticular, en contraposición al aspecto rugoso que generalmente suelen tener esos los topes nubosos:






Además del espectáculo que nos brindaron las nubes fantasma en sí mismas, al interactuar con el sol dieron lugar a dos fotometeoros muy bonitos: la corona solar y la gloria. El primero de ellos consiste en una, dos o tres series (raramente más) de anillos coloreados, con radios relativamente pequeños, concéntricos al disco solar. La gloria o corona de Ulloa se define como "una o más series de anillos coloreados que un observador puede ver alrededor de su sombra cuando se proyecta sobre una nube compuesta principalmente por numerosas gotitas de agua, o sobre la niebla o, muy raras veces, sobre el rocío".

Aquí tenéis, en primer lugar, tres imágenes de la corona solar. En la primera se ven muy bien las "nubes fantasma" que la generaban. El aparato con "antenas" de la segunda foto es en realidad un seguidor solar con dos radiómetros encargados de medir la radiación que recibe la Tierra procedente del sol. Las "antenas" son bolas sombreadoras, que impiden que la luz solar incida directamente en los radiómetros con el objetivo de medir la radiación difusa. La tercera imagen está centrada en el disco solar, a cuyo alrededor aparece una corona que a mí personalmente me parece de una belleza sublime.






En las siguientes fotografías vamos a poder observar la gloria o corona de Ulloa. Ahora, en lugar de estar situados frente al sol y mirando hacia arriba, nos hemos puesto de espaldas y miramos hacia abajo. La corona de colores aparece ahora rodeando mi sombra:





Si os fijáis en la fotografía que está inmediatamente por encima de estas líneas podréis ver coloraciones no sólo alrededor de mi sombra, sino también en las tenues "nubes fantasma" que están por encima. En las siguientes fotos se observa con más claridad:



Ayer fue la primera vez que veía algo parecido. En Izaña, así como en otras muchas zonas de montaña, es relativamente fácil poder observar glorias o arcoíris de niebla, precisamente por la facilidad de situarnos por encima de este hidrometeoro. Pero esas coloraciones en las nubes deben de ser mucho más extrañas. Tengo una teoría para explicar su origen: las glorias tienen un tamaño diferente en función de la distancia a la que nos encontramos de la pantalla de niebla donde se proyecta nuestra sombra. Cuanto más cerca estamos de la niebla mayor tamaño adquiere la gloria y viceversa. En el caso de las fotografías que os muestro la sombra no se estaba proyectando sobre una pantalla de niebla uniforme, sino sobre estratos de nubes que se desplazaban a gran velocidad y a diferentes niveles por debajo del Observatorio. Quizás las coloraciones que vemos en la parte superior de las fotos son fragmentos de gloria que de haberse proyectado en una pantalla de niebla uniforme a ese nivel se habría visto entera y más grande que la que se observa en la foto, formada sobre una pantalla muy tenue de niebla situada por debajo.

Así pues, con un pequeño enigma, cierro esta entrada de Supranubius. Espero haber sido capaz de transmitir (siquiera en parte) el grandioso espectáculo que nos brindó ayer la naturaleza en las cumbres de Tenerife. Y si tenéis alguna otra idea para explicar las coloraciones de las nubes, comentádmelo.
 

8 comentarios:

  1. Muchas gracias Rosa. La verdad es que Izaña es un mirador privilegiado.

    ResponderEliminar
  2. No tiene sentido hablar de "fragmentos de gloria". La irisación que producen las gotas de agua se deben a lo mismo que genera el arco iris: multiples reflexiones en las gotitas de agua aproximadamente esféricas. Según el ángulo que forme el rayo de sol que llega a la gota y tu línea de visión será de un color u otro. Así que el aspecto depende del ojo que mira o del objetivo de la cámara. Una gloria o un arco iris es un artefacto de la visión, no es un objeto físico. Se te aparece como un objeto con una entidad, extensión y características concretas, pero no lo es. Así pues, los colores en las nubes no son más que un tipo de arco iris. A falta de otro bautismo específico.

    ResponderEliminar
  3. Hola, "anónimo", muchas gracias por tu aportación, que me ha resultado muy interesante. Está claro que las glorias, los arcoíris, las irisaciones y otros fotometeoros son en realidad artefactos de la visión, no objetos físicos: no es que un arcoíris nos siga, sino que cuando nos desplazamos frente a una pantalla de lluvia iluminada por el sol se va "generando" ese arcoíris.
    Ahora bien, en el tema de las coloraciones que se ven en las fotos, hay que decir que el tamaño de una gloria varía en función de la distancia a la que nos encontremos de los estratos o niebla donde se forma, de modo que cuanto más alejados estemos, más pequeña se verá. En las dos últimas fotos de esta entrada vemos una gloria proyectada sobre los estratos que pasan a ras de suelo y unas coloraciones sobre estratos que pasan por encima, más cerca de donde yo estaba observando. Si te fijas bien, esas coloraciones parecen concéntricas a mi sombra, por lo tanto no sería un arcoíris de niebla, cuyo arco es mucho mayor, ni tampoco un arcoíris convencional, puesto que no se producía lluvia ni llovizna en ese momento.
    Me da la sensación de que si los estratos sobre los que vemos esas coloraciones hubiesen formado una capa uniforme, se habría visto una gloria completa de tamaño mayor a la que se observa en la imagen, por eso decía lo de los "fragmentos de gloria". Aunque claro está, se trata de una especulación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Rubén.

    ¿A qué es debido el color de las nubes fantasma? Son oscuras como las bases de los cumulonimbos, pero no parece que dejen precipitación...

    Fantástico blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te guste el blog. Próximamente iré publicando nuevas entradas.
      En cuanto a tu pregunta, no te sabría dar una respuesta concreta. Son nubes finas pero muy oscuras; supongo que por la naturaleza de las gotitas de agua de las que están compuestas absorben mucha más luz de la que reflejan, como a veces ocurre también con los Stratus fractus y otras nubes. Me imagino que también influirá su posición respecto al sol. Un saludo.

      Eliminar
  5. Hola, soy el "anónimo". XD
    Quería comentar sobre algunas cosas que dices en tu comentario. El tamaño de una gloria (tal vez habría que decir el tamaño de los anillos de la gloria) no depende de la distancia a la que estén las gotas que la forman, sino del diámetro de éstas. Así que la distancia no puede explicar esas irisaciones. Habría que estimar al ángulo que forman con la linea que une el sol y el objetivo de la cámara para poder hacer suposiciones sobre qué fenómeno lo formó exactamente. La física de una gloria no es todavía cabalmente comprendida en su totalidad.

    Por cierto, humildemente te pediría que compartas una de esas glorias y sobre todo las magníficas fotos de la corona solar con todo el mundo internátutico cediéndolas a los pollos de http://www.atoptics.co.uk/ No tienen ni remotamente una foto de una corona tan buena como estas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Anónimo". Pues sí, es un fenómeno complicado de entender, la verdad. Gracias por tu sugerencia de compartir las fotos, la tendré en cuenta y la estudiaré. Un saludo.

      Eliminar

Puedes dejar tus comentarios sin tener que estar dado de alta en ningún blog u otra plataforma. Para ello, elige en el menú desplegable "Comentar como" la opción "Nombre/URL" (recomendable) o "Anónimo".