jueves, 4 de junio de 2015

"Par avion": nubes y paisajes en vuelo.


Bienvenidos a una nueva entrada de Supranubius. En esta ocasión he decidido enseñaros otra vez fotos de nubes (cómo no). Pero desde una perspectiva algo especial...

El hecho de vivir en Tenerife y tener a la familia dispersa por la Península Ibérica hace que vuele de visita al continente al menos dos veces al año. Así pues, me aseguro cuatro vuelos (que suelen ser más) en los que puedo contemplar las nubes desde un punto de vista diferente, a más de 7.000 metros de altitud. Y esa contemplación, no sólo de las nubes, sino de los paisajes en general, es para mí fascinante. Aprovecho la ocasión para comentar que la fascinación sería completa si las ventanillas de los aviones estuvieran más limpias, pero no vamos a romper la magia del momento con estos temas profanos...

Desde un avión podemos ver islas emergiendo del mar. Pero no del mar de agua salada, sino de esa capa nubosa de estratocúmulos que populamente conocemos como "mar de nubes". En esta ocasión (principios de junio del 2013) cubría por completo el mar Mediterráneo. Pero no alcanzaba mucha altitud, y de hecho al fondo (dentro del óvalo) sobresalían las cumbres más altas de la Serra de Tramuntana, en la isla de Mallorca. Lo bueno es que la fotografía esta sacada pocos minutos después de despegar de Barcelona, es decir, a más de 150 Km de distancia.


Si los cielos están despejados se pueden ver siluetas de islas al completo, tal y como se dibujan en los mapas. He aquí las islas de Lanzarote, la Graciosa y el Archipiélago Chinijo:


Más o menos como en un mapa (pero más bonito en la realidad):

Fuente: www.islalanzarote.com

Esta fotografia fue hecha el pasado mes de abril del 2015. Casi dos años antes, en junio del 2013, pude ver la isla coronada por nubes orográficas, es decir, aquellas que se forman cuando el flujo de aire tiene que superar una barrera montañosa. (Sí, en la foto superior también se ven nubes orográficas, pero en la siguiente, con algo de zoom, se ven mejor. Parece como si las nubes formaran "calles".)


Adentrándonos en el continente aparecen los accidentes geográficos propios de estas grandes extensiones de tierra. Como ejemplo, este cauce de río con sus meandros en la zona central de Marruecos, el pasado mes de abril:



 Por supuesto, las grandes cadenas montañosas como Los Alpes tampoco pasan desapercibidas. La belleza de estas moles rocosas cubiertas de nieve es descomunal. Sobre ellas se extiendían cortinas de hielo de aspecto fantasmagórico en esta imagen de junio de 2013. Esas cortinas, vistas desde la superficie, probablemente serían identificadas como Cirrostratous o Altostratus:


 Las nubes de hielo y aspecto nebuloso son habituales a las altitudes a las que suelen volar los aviones comerciales a velocidad de crucero (entre 8.000 y 10.000 metros), ya que las temperaturas son muy bajas y el agua se encuentra en estado sólido. Las virgas (precipitación que cae de una nube y que se evapora antes de llegar al suelo) tienen un aspecto similar. En esta ocasión la nube dejaba caer una bonita virga de su seno:



He aquí otras virgas, que adquirieron un color rojo intenso gracias a la iluminación de los últimos rayos de sol. :




Pero aunque no estén iluminadas por el sol, la belleza de estas cortinas de precipitación está fuera de toda duda. Observad los siguientes Altocumulus con virga sobre Marruecos. Para mi componen una visión casi fantástica, irreal:
 



Y cómo no, tenemos que referirnos a las nubes de desarrollo vertical: los Cumulus y Comulonimbus que pueden dejar chubascos y tormentas con aparato eléctrico. Los aviones deben evitar atravesar esas nubes en vuelo para no sufrir problemas de turbulencias o engelamiento. Lo cierto es que desde el aire, vistas a cierta distancia, ofrecen un panorama espectacular.

En junio del 2013, sobrevolando Andalucía, comenzaron a desarrollarse numerosos Cumulus. Algunos arrastraban aire húmedo hacia arriba mientras crecían, y se formaban esas especies de velos o "sombreros" que en ocasiones coronan las cimas de las nubes de desarrollo vertical, y que los observadores de meteorología conocemos como "pileus" (si cubren parte del tope de la nube, como en este caso) o "velum" (si cubren el tope nuboso por completo). 



Aquí tenéis los yunques de dos cumulonimbus cercanos entre sí, dos tormentas "gemelas" que se desarrollaban un día de comienzos de verano del año pasado sobre Portugal. Y delante, toda una cohorte de Cumulus en crecimiento:



Una foto más reciente, de finales de mayo de este año, nos enseña un panorama parecido, esta vez sobre Castilla la Mancha. El momento adquiere mayor belleza por el filtrado de los rayos solares que hacen las nubes, creando un bonito espectáculos de luces y sombras:



En esta foto coexisten Cumulus en distintas fases de crecimiento y un Cumulonimbus maduro con su yunque. Es señal de que hay inestabilidad y la atmósfera está en plena ebullición. Vamos a observar con más detalle la zona donde crece el Cumulonimbus, que como sabéis, pasa por ser la "madre" de todas las nubes, y que es capaz de provocar chubascos fuertes, granizadas y aparato eléctrico:

Lo bueno es que después de la tempestad llega la calma. O no del todo. A veces hay pequeñas turbulencias que se manifiestan en forma de pequeños remolinos en la cima de las nubes:



En fin, como veis, volar se convierte en una gran experiencia cuando se contemplan las nubes en sus infinitas formas y texturas. Pero los cielos despejados también brindan en ocasiones fenómenos ópticos de bella factura. Así ocurrió en este vuelo durante una madrugada de enero, volviendo de la península a Tenerife.  La franja rosada es un arco anticrepuscular (conocido también como "cinturón de Venus") que aparece cuando la luz del sol comienza a iluminar las capas altas de la atmósfera mientras que las zonas inferiores permanecen aún en penumbra. La imagen hubiera sido perfecta si la ventanilla hubiese estado más limpia:


Esto es todo de momento. Espero que de ahora en adelante, además de echar una cabezadita y leer un buen libro, dediquéis siquiera unos instantes a contemplar la belleza que aparece al otro lado de la ventanilla; es una oportunidad de ver las nubes y los paisajes desde una perspectiva diferente a la que estamos acostumbrados.

2 comentarios:

  1. Hola! Rubén.online mi nombre es ✨Genkyl✨@MylFarmer
    Tengo 52 años no he viajado nunca en avión,tu exposición de fotos y comentarios me gustan mucho,
    aprendo cosas y palabras que nunca había oído.
    Te sigo en twitter hace tiempo y ! waaaaooouuu...SuperFotos bellas y bien informativas
    MUCHAS GRACIAS. Saludos desde Tacoronte

    ResponderEliminar
  2. Hola Genky, muchas gracias por tu amable comentario. Me alegro de que te gusten las entradas del blog; esto me ayuda a esforzarme en seguir buscando contenidos que puedan resultar interesantes.

    ResponderEliminar

Puedes dejar tus comentarios sin tener que estar dado de alta en ningún blog u otra plataforma. Para ello, elige en el menú desplegable "Comentar como" la opción "Nombre/URL" (recomendable) o "Anónimo".